Las cortinas y las persianas cansadas afean instantáneamente una habitación. Aunque su sustitución puede resultar cara, merece la pena la inversión, ya que añaden valor a la casa. Si tiene un presupuesto limitado, hay muchas opciones ya preparadas que pueden usarse de forma inteligente y colocarse correctamente para hacer que un espacio parezca más grande y luminoso. Aunque las cortinas no suelen ser el centro de atención y suelen ser neutras, añadir un ribete decorativo, una borla o un panel de tela a unas cortinas sencillas puede hacer maravillas.

2. Añade interés a tu entrada

La entrada es una oportunidad de cambio de imagen que a menudo se pasa por alto. Este espacio es la primera y, a veces, la única parte de tu casa que ven los visitantes. Añade una planta en una maceta, compra unos bonitos números de la casa y hazte con un nuevo felpudo. Al instante, tu entrada parecerá más pulida y acogedora.

3. Arregla el cuarto de baño

Los cuartos y las reformas de pisos de baño se limpian  y se ensucian rápidamente. La forma más rápida de mejorar este espacio es limpiarlo a fondo. Una vez que la habitación esté limpia, identifique los pomos, las lámparas, los grifos, las cortinas de la ducha o los lavabos que estén anticuados. Con sólo cambiar uno o dos de los elementos más anticuados, puedes hacer que tu baño parezca moderno y nuevo. Una capa de pintura también puede transformar un baño.

4. Actualice sus cojines

Para obtener una gratificación instantánea, cambie los cojines de su salón o sala de estar. Prueba a añadir un cojín redondo a la mezcla y juega con diferentes tamaños, dibujos y colores. Conseguir nuevos cojines es el truco más rápido y económico para renovar tu salón y cambiará automáticamente el aspecto de la habitación.

5. Crea una pared de galería

Tienes una pared en blanco de sobra en tu casa con la que no sabes qué hacer? Considera la posibilidad de crear una pared de galería con impresiones enmarcadas, tus fotos favoritas de las vacaciones o las fotos más preciadas de la familia y los amigos.

Dependiendo del estilo de tu casa, compra un surtido aleatorio de marcos de diferentes formas y tamaños, o los mismos marcos para conseguir un aspecto pulido. Las paredes de la galería son un gran tema de conversación cuando la gente viene a visitarte, y pueden actualizarse con el tiempo con nuevas fotos e impresiones.

6. Elija la iluminación adecuada

Una buena iluminación puede dar vida a una habitación. Una habitación mal iluminada parece pequeña, oscura y estrecha, mientras que una habitación bien iluminada parece abierta, aireada y acogedora. La clave está en distribuir la luz en diferentes niveles. Coloca estratégicamente un par de lámparas de pie altas en los rincones oscuros y verás cómo tu habitación cobra vida. Si tu presupuesto te lo permite, sustituye cualquier lámpara de techo anticuada por luces modernas.

7. Piensa en el papel pintado

El papel pintado es una gran herramienta de decoración que transforma por completo una habitación o un espacio. Considera la posibilidad de cubrir la pared principal detrás de tu cama, o dale al salón un nuevo aspecto con un papel geométrico o de gran tamaño. Considere también la posibilidad de alegrar los espacios que están detrás de las puertas cerradas. El papel pintado queda muy bien en el interior de un vestidor o de un armario de ropa blanca. Normalmente estos espacios sólo necesitan un par de rollos y sonreirás cada vez que abras las puertas.

8. Añade algo de vegetación

Una de las cosas más fáciles que puedes hacer para refrescar tu casa es añadir flores, plantas, ramas e incluso hojas de tu jardín. La vegetación es barata y queda muy bien, además de añadir textura y un elemento natural a cualquier espacio.