• NUESTRA VOZ: Textos, escritos y documentos de la militancia del Frente de Guerra Central

  • OTRAS VOCES: Textos, artículos y documentos del pueblo...

  • DIALOGOS DE PAZ: Textos, artículos y documentos relacionados con los dialogos de paz

  • CULTURA: Expresiones artísticas y culturales de nuestra militancia

  • DEFENSA DEL TERRITORIO: Nuestra organización lucha por la defensa del ambiente y el territorio

  • LUCHA SOCIAL: Nuestra organización apoya las luchas sociales y populares

  • IGUALDAD DE GENERO: Nuestra organización apoya la igualdad de genero y defiende la causa LGBTI

  • EDITORIAL FGC: Análisis político periódico de la Dirección del Frente de Guerra Central

Copyright 2017 - Frente de Guerra Central

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Mucho se habla por estos tiempos del proceso de paz de los Elenos,

como diría el poema (*) largamente trillado:

¡Pero no!..., ¿que dirías?

¿qué podrías decir a mi tristeza?,

No intentes disculparte... ¡todo es vano!

 

Más que decir, se especula, se miente, se inventa o están pifiados. Se ha dicho de todo.

¿Será correcto que cualquier persona que tiene la responsabilidad de informar o de crear opinión pueda apartarse de la realidad para decir algo totalmente contraria a ella? Los políticos al expresar sus pensamientos intentan moldear a su manera la realidad, mejor dicho crear opinión favorable a sus propósitos. Eso podría ser válido dentro de unos preceptos éticos. Pero quienes tienen la responsabilidad de informar, no.

Los que están en la función de crear opinión, están en el lado funcional de la política y por tanto pueden dejar de militar con la verdad o la objetividad. Eso no es bueno ni malo, sino que están en el camino de hacer política.

Desde que apareció el lenguaje o lo inventó el hombre, como fenómeno cultural, la percepción de la realidad y sus circunstancias se alteró, los demás le quitan o le ponen algo, unos para aclarar y otros para deformar. Es ahí donde se ubica la función social del informador, del periodista; por tanto su responsabilidad.

Se ha dicho que el Ejército de Liberación Nacional está dividido y por eso es imposible la paz con esa organización. Que son intransigentes, que desarman hasta un balín o desorganizan un aplauso. Que se quedaron de la paz, que si no se apuran vienen otros escenarios. Escenarios que son inventados.

Todas estas opiniones las escuchamos o las leemos con mucha tranquilidad, y nos cruzamos miradas entre nosotros. Muy pocas son atinadas, la mayoría son inventadas, o para decirlo de manera respetuosa el pensamiento prima sobre la realidad, la gente escribe o dice lo que tiene en la cabeza, porque poco conoce la realidad; los más talentosos nos preguntan, envían entrevistas y les respondemos. Otros se atreven a guiarse por personas que dicen ser fuentes serias del mundo Eleno, pero qué fuentes...

El camino de la paz es más complejo que el de la guerra, por la sencilla razón que la guerra es el mundo de la incertidumbre, y su diferencia con la paz es que esta sólo puede construirse con base en certezas, muy pocas cuando el país sigue siendo el mismo y lo que está por acordarse está en el marco de lo hipotético, como promesa a futuro. Esto último también sería algo que estaría en nuestras cabezas y no en la realidad. Esa misma forma de analizar, ver y vivir la realidad es la que el gobierno quiere que aceptemos en la estructura de una negociación. Una cosa es la realidad y otra la que puede estar en nuestras cabezas.

También es cierto que se han construido escenarios bastante riesgosos, se dice que las Fuerzas Armadas del gobierno consideran la posibilidad de ensayar con el Ejército de Liberación Nacional el camino del triunfo militar, de ahí sus conceptos, métodos, propuestas y estrategias en la negociación de la Agenda. Pareciera entonces, que la verdad de la paz, hacia futuro, se nos viste de mentira.

Los tiempos están por llegar, vendrán con incertidumbres e interrogantes. Nuestra Delegación de diálogo con el gobierno ha trabajado con responsabilidad y coherencia, los resultados están por verse. Como todo en la historia, sólo el presente permite construir el futuro y rectificar el pasado, lo demás... puede imaginarse.

 

_____

(*) “A solas”, del poeta colombiano Ismael Enrique Arciniégas.

f t g