• NUESTRA VOZ: Textos, escritos y documentos de la militancia del Frente de Guerra Central

  • OTRAS VOCES: Textos, artículos y documentos del pueblo...

  • DIALOGOS DE PAZ: Textos, artículos y documentos relacionados con los dialogos de paz

  • CULTURA: Expresiones artísticas y culturales de nuestra militancia

  • DEFENSA DEL TERRITORIO: Nuestra organización lucha por la defensa del ambiente y el territorio

  • LUCHA SOCIAL: Nuestra organización apoya las luchas sociales y populares

  • IGUALDAD DE GENERO: Nuestra organización apoya la igualdad de genero y defiende la causa LGBTI

  • EDITORIAL FGC: Análisis político periódico de la Dirección del Frente de Guerra Central

Copyright 2017 - Frente de Guerra Central

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El 9 de marzo, la oficina de prensa de la Casa Blanca, da a conocer un decreto presidencial que declara a Venezuela como, “amenaza extraordinaria e inusual a la seguridad nacional y a la política exterior de los Estados Unidos”, y por ello “declaro la emergencia nacional para tratar con esa amenaza.” Esto significa, la antesala a una declaración de guerra, que se puede desencadenar en cualquier momento, tal como ha ocurrido con otros países.

Todo el mundo sabe que el argumento yanqui es ridículo, porque Venezuela no representa el más leve riesgo político, ni económico, ni mucho menos militar, contra la potencia imperialista. El gobierno de Estados Unidos simplemente se está inventando un pretexto, para justificar una próxima agresión militar.

Desde hace 16 años, Venezuela viene resistiendo los ataques del imperialismo en su intento por impedir la consolidación y expansión del socialismo nuestroamericano, enraizado en el gobierno bolivariano. Ataques permanentes como los intentos de golpes de estado, la guerra económica y mediática, la revocatoria del mandato, la deslegitimación de Chávez y luego de Maduro, el fortalecimiento y apoyo militar a la oposición, son muestra de ello. Sin embargo, pareciera que ninguno de estos planes ha conseguido su objetivo, por esto el gobierno de Obama ha decidido intervenir directamente.

No ha sido el gobierno Venezolano el único que ha reaccionado frente a este nuevo ataque imperialista; gobiernos de Latinoamérica y el mundo, como Ecuador, Bolivia, Argentina, Cuba y Rusia han tildado las declaraciones de Obama de antidemocráticas, injerencistas y descaradas y han dado su apoyo a la defensa de la soberanía, la democracia venezolana y del presidente Maduro.

El mundo sabe que lo que está en juego aquí es la disputa de los territorios y pueblos latinoamericanos y que lo ocurrido es una agresión contra todo el bloque de izquierda latinoamericana y mundial.

Quizás Obama aún no reconoce que hoy se enfrenta a un mundo multipolar y que América Latina no se encuentra en la misma situación de los años 70`s, cuando sus antecesores arrancaron el sueño socialista del pueblo chileno con muerte y represión. Hoy América Latina aprendió de su historia y por iniciativa del comandante Chávez, se han venido consolidando instrumentos que han afianzado los lazos de solidaridad y apoyo económico y político. Hoy la República Bolivariana de Venezuela no está sola, sino que cuenta con el respaldo de Unasur, Alba, Celac y otros bloques mundiales que luchan por la soberanía y la autodeterminación de los pueblos. Incluso la ONU manifiesta su rechazo a las declaraciones norteamericanas.

Es de lamentar la posición del gobierno colombiano y sus medios de comunicación, siendo los únicos que quieren tapar el sol con un dedo y negar la realidad. El cinismo expresado en la declaración de Santos quien afirma que el intento de golpe de estado contra Venezuela sólo estaba en la cabeza de Maduro, quiere soslayar la responsabilidad que tiene su gobierno y los anteriores en la desestabilización regional y especialmente contra Venezuela, con la participación de militares activos y retirados y bandas paramilitares, en todas las acciones de sabotajes, contrabando, atentados terroristas y como un centro de fabricación de noticias contra el gobierno venezolano.

Por medio de las bases militares instaladas en nuestro territorio y el acuerdo de cooperación firmado con la OTAN desde 2013 y ejecutado a inicios de 2014, Colombia ha remplazado a Panamá como epicentro de las operaciones del Comando Sur de EE.UU y representa en América Latina el puesto de mando avanzado de la OTAN para la invasión y el control militar a Venezuela y al continente, siendo el primer y único país del sur en firmar este tipo de memorandos, posicionándolo como aliado preferencial de los intereses intervencionistas.

Si el imperialismo se declara en emergencia contra un país, todos los demócratas, progresistas y revolucionarios del mundo debemos declararnos en estado de alerta, porque lo que se viene es una nueva invasión militar.

Por eso son las y los pobres de América quienes tenemos el deber de defender lo conseguido hasta ahora, reconociendo que ya hemos vivido esta historia con Honduras y Chile, pero que esta vez debemos salir airosos y triunfantes.

Hacemos un llamado al pueblo de la Patria Grande a la unidad y como ELN nos sumamos a la solidaridad no sólo del gobierno de Venezuela, sino del pueblo bolivariano y chavista, quien tiene el papel de definir su futuro y defenderlo.

 

¡FUERA YANQUIS DE VENEZUELA Y DE ÁMERICA LATINA!

f t g