• NUESTRA VOZ: Textos, escritos y documentos de la militancia del Frente de Guerra Central

  • OTRAS VOCES: Textos, artículos y documentos del pueblo...

  • DIALOGOS DE PAZ: Textos, artículos y documentos relacionados con los dialogos de paz

  • CULTURA: Expresiones artísticas y culturales de nuestra militancia

  • DEFENSA DEL TERRITORIO: Nuestra organización lucha por la defensa del ambiente y el territorio

  • LUCHA SOCIAL: Nuestra organización apoya las luchas sociales y populares

  • IGUALDAD DE GENERO: Nuestra organización apoya la igualdad de genero y defiende la causa LGBTI

  • EDITORIAL FGC: Análisis político periódico de la Dirección del Frente de Guerra Central

Copyright 2017 - Frente de Guerra Central

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La situación política de Venezuela, volvió a ser la noticia destacada en los principales países con regímenes neoliberales, especialmente en la prensa colombiana. Se pretende hacer ver a un país en un caos total, donde la población dizque agoniza de hambre, careciendo de todo lo indispensable para sobrevivir y la oposición es presentada como inofensivos mártires de una supuesta dictadura despiadada. Se sobre dimensionan las dificultades y se ocultan los logros de la revolución bolivariana.

Esta campaña mediática de desprestigio, hace parte de una nueva ofensiva del Pentágono para tratar de derrocar al gobierno, legítimamente constituido. Se aprovecha la crisis generada por la caída de los precios del Petróleo, para justificar los sabotajes criminales de la oposición.

La extrema derecha continental se avalancha contra el gobierno de Nicolás Maduro y desvergonzados personajes como los expresidentes Pastrana de Colombia y Piñera de Chile van a Venezuela a respaldar sus compinches golpistas.

 

Venezuela Saudita

La crisis petrolera de los años 70, disparó los precios de 3 a 30 dólares. Esta excepcional situación le posibilitó un gran incremento de la renta petrolera, años en los que se hablaba de la “Venezuela Saudita”. La existencia de un bolívar revaluado, permitió un ciclo de alto consumo, a la vez que durante esa década se terminó de expandir la infraestructura industrial, al calor de los altos subsidios que recibió la burguesía.

El signo de los precios del petróleo se invirtió tras la crisis mundial de 1982, de manera que descendieron durante la década, hasta llegar a precios irrisorios al final de la década de los noventa. Con ese descenso permanente, la inversión y la producción interna fueron cayendo en forma sistemática, hasta generar las condiciones de una crisis social general, en el sentido de crisis de acumulación de capital, recesión económica, crisis del régimen político y crisis socio cultural. La sociedad venezolana había decaído tanto, que la situación general reclamaba una salida similar a la magnitud de la crisis.

 

La revolución bolivariana

Este fue el contexto en el que se sucedió la insurgencia de Hugo Chávez y el grupo de militares que comandaba, tras la brutal represión en medio del “caracazo”. La vanguardia del estamento militar logra la confianza de los sectores urbanos populares, y junto a una gran coalición de izquierda y sectores nacionalistas, se logra el triunfo electoral, medio por el cual Chávez llega a la presidencia. Se sellaba de esta manera una alianza cívico-militar, que se compromete con las transformaciones estructurales del Estado y en favor de las clases marginadas.

Así, el proceso bolivariano descansa en esa alianza de clase y en su renovación permanente, a través de las urnas, de forma que durante los últimos quince años, el gobierno revolucionario ha tenido que procurar políticas que le den un piso a estas transformaciones. Su principal logro, ha sido la nacionalización de la renta petrolera y sobre ella, la mejora sustancial de la distribución del ingreso nacional, manifiesto en la profunda caída del índice de la desigualdad social.

 

Imperialismo al ataque

La economía de Venezuela descansa sobre la industria petrolera, generándose una dependencia de tipo mono-exportadora. Además, Venezuela se convirtió en el país con las mayores reservas probadas del mundo. Esto explica el desespero de la oligarquía y del imperialismo por volver a tener el dominio del gobierno, utilizando todos los recursos golpistas que tiene la CIA, a través del mal llamado Golpe Blando.

Los precios internacionales del petróleo son manipulados para que caigan al 55%, para afectar a los países exportadores como Rusia, Irán y Venezuela. Esto se sucede en una coyuntura, en la que la alianza imperio-oligárquica venía debilitando el poder económico del gobierno venezolano, mediante, el acaparamiento, el contrabando, el desabastecimiento, la especulación con el precio del bolívar y por esa vía, con los precios internos, táctica que afecta a los trabajadores, al degradar sus ingresos. Esta caída del petróleo no podía venir peor, puesto que el gobierno se había comprometido con altos niveles de gasto público y deuda, orientados a lograr una transformación de la estructura productiva.

 

La Revolución Bolivariana se mantiene

A pesar de la difícil situación financiera a la que se ve sometido el gobierno bolivariano, la alianza política entre la vanguardia militar y los sectores populares se mantiene en firme. En un contexto de recesión económica, en el que el PIB cayó 2,8% y la inflación ha sobrepasado el 64%, es un gran logro que siga disminuyendo el desempleo, así se garantiza los ingresos para la mayoría de la población. En tal sentido, el gobierno ve en esta situación su principal fortaleza, de allí que las recientes medidas económicas se orienten a mantener tal condición.

Es por esto, que el gobierno ha anunciado el sostenimiento del gasto público, como medida anti-cíclica, en la espera que los precios del petróleo se recuperen hacia el tercer trimestre de 2015. Se realizarán fuertes gastos, subsidiando en forma directa a 500 mil familias, se producirán 400 mil viviendas y se desarrollarán grandes obras de infraestructura, de manera que el gastos público sostenga el nivel de empleo, y por esa vía se defienda el bienestar de las clases populares, resorte del actual poder de gobierno.

Muy a pesar de la estrategia especulativa, insurreccional de derecha y terrorista que viene implementando la alianza imperio-oligárquica, el gobierno bolivariano cuenta con la ayuda de los países alternos al imperialismo norteamericano, como Rusia, China y la ALBA, que proveerán recursos financieros para manejar la actual coyuntura, razón por la cual se crean las tres zonas especiales para la inversión en Táchira, Zulia, Paraguaná.

Por esto, a pesar que la situación es difícil y compleja, el gobierno bolivariano de Maduro se muestra confiado, puesto que aún cuenta con un piso político sólido y con recursos internacionales de salida, para maniobrar en medio del nuevo pulso que se está librando.

Los revolucionarios del mundo, y con ellos los elenos, debemos unirnos en forma solidaria al gobierno del Presidente Maduro y las clases populares de Venezuela, porque de ellos depende en buena medida el futuro libre de nuestra América.

f t g