• NUESTRA VOZ: Textos, escritos y documentos de la militancia del Frente de Guerra Central

  • OTRAS VOCES: Textos, artículos y documentos del pueblo...

  • DIALOGOS DE PAZ: Textos, artículos y documentos relacionados con los dialogos de paz

  • CULTURA: Expresiones artísticas y culturales de nuestra militancia

  • DEFENSA DEL TERRITORIO: Nuestra organización lucha por la defensa del ambiente y el territorio

  • LUCHA SOCIAL: Nuestra organización apoya las luchas sociales y populares

  • IGUALDAD DE GENERO: Nuestra organización apoya la igualdad de genero y defiende la causa LGBTI

  • EDITORIAL FGC: Análisis político periódico de la Dirección del Frente de Guerra Central

Copyright 2017 - Frente de Guerra Central

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Con gritos y felicidad el pueblo recibió la culminación de la cumbre agraria, étnica y popular, del 15 al 17 de marzo; un escenario importante para el avance político del movimiento social y popular colombiano, que da los primeros pasos en conjunto, de la mano, y firme. La capital fue testigo de un esfuerzo inmenso por encontrar una ruta común entre tanta diferencia política y cultural, insumo vital para la construcción de proyecto de país alternativo. Miles de huellas echaron raíces en las calles bogotanas, que a partir de este semestre reventaran en lucha y determinación por alcanzar los sueños.

Primero fue el movimiento estudiantil quien dio ejemplo de organización nacional partiendo de las infinitas posturas políticas en su seno, condición historia inherente a la creatividad y tenacidad de este sector social, ahora el sector agrario, étnico, afro descendiente, y popular se dan cita para reescribir las páginas de la historia con enfoque popular, como un paso siguiente en la extensa ruta revolucionaria de los pueblos. Después de la arremetida estatal y paramilitar que sufrió el movimiento social y político de los ochentas, un pliego de exigencias de ocho ejes principales muestra al país y a la oligarquía la nueva propuesta política que tiene el pueblo, donde sintetizan los sueños de cambio y exigencias alimentadas por acuerdos incumplidos en gestas pasadas, y el modelo de sociedad que se cultiva en los procesos populares.

Tierras, territorios colectivos y ordenamiento territorial, Economía propia contra el modelo de despojo, Minería, energía y ruralidad, Cultivos de coca, marihuana y amapola, Derechos políticos, garantías, víctimas y justicia, Derechos sociales, Relación campo-ciudad y Paz, justicia social y solución política; estos son los ejes que recogen integralmente la otra Colombia que desde el pueblo se ha venido construyendo en anteriores luchas junto a las nuevas reflexiones que traen consigo las políticas imperialistas y colonialistas de la clase dominante criolla. Una lectura general del documento arroja la posibilidad de atraer hacia su contenido las realidades locales que presentan diferenciadamente las problemáticas que se esbozan allí, capacidad y obligación que tenemos todos los militantes en nuestros territorios para superar las falencias presentadas en la jornada de movilización del año pasado.

Aunque la jornada de este semestre la protagonizaran fundamentalmente sectores que se encuentran en territorio rural, el escenario urbano debe propiciar la movilización y organización que permita también incidir en la correlación de fuerzas del movimiento social y popular a favor suyo, aunque la revolución no se dará para este año, si un proceso de confluencia se caldea para incrementar la autoconciencia de los actores políticos que protagonizan la cumbre, y los que por supuesto se unan a tal proceso.

La memoria del Comandante Camilo Torres, su legado y sus ideales existen implícitamente en la cumbre agraria, porque la unidad no se está limitando a la acción, al bloqueo, a las marchas, tomas, y demás expresiones de la movilización popular, empieza a tener una perspectiva estratégica en los planteamientos que vemos en el documento de exigencias y mandatos, una construcción política que en los tiempos del Comandante Camilo Torres, lo conocimos como el Frente Unido del Pueblo, propuesta y escenario de avanzada para la época.

Tal vez no sea explicita la figura de Camilo Torres en el escenario de la cumbre, este proceso hace parte de la larga línea de lucha y resistencia que lleva el pueblo, que recrea los acumulados políticos en un periodo histórico cambiante, que exige del tino y análisis de los revolucionarios para que las acciones y las decisiones estén acorde a las condiciones socio-políticas y fluya eficazmente hacía los objetivos estratégicos. Prescindir de las diferencias e insistir en lo que nos une, es una consigna materializada hoy en día y que va tomando fuerza en el campo popular.

Así como está caminando entre nosotros (as) nuestro Comandante, también lo hacen aquellos (as) miles de luchadores que entregaron su vida por la causa revolucionaria, que la Organización lleva con determinación junto al pueblo, en últimas protagonista de la transformación.

f t g