• NUESTRA VOZ: Textos, escritos y documentos de la militancia del Frente de Guerra Central

  • OTRAS VOCES: Textos, artículos y documentos del pueblo...

  • DIALOGOS DE PAZ: Textos, artículos y documentos relacionados con los dialogos de paz

  • CULTURA: Expresiones artísticas y culturales de nuestra militancia

  • DEFENSA DEL TERRITORIO: Nuestra organización lucha por la defensa del ambiente y el territorio

  • LUCHA SOCIAL: Nuestra organización apoya las luchas sociales y populares

  • IGUALDAD DE GENERO: Nuestra organización apoya la igualdad de genero y defiende la causa LGBTI

  • EDITORIAL FGC: Análisis político periódico de la Dirección del Frente de Guerra Central

Copyright 2017 - Frente de Guerra Central

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El Presidente Juan Manuel Santos, dice que no hay crisis económica, mentira, que ni él mismo se la cree, sino fuera así entonces ¿por qué va a recortar el presupuesto en 6 billones?, sino fuera así ¿por qué van a subir los intereses bancarios?, sino fuera así ¿por qué van a incrementar los impuestos?, sino fuera así ¿por qué regaló a ISAGEN?.

Ahora, refiriéndose a los niños muertos por desnutrición dijo que "no pueden haber niños muertos por desnutrición", mandó a su Ministro a la Costa Atlántica a decir que los niños no habían muerto por desnutrición. Un gobierno lleno de mentiras, afortunadamente los médicos esta vez no se dejaron confundir y aclararon que efectivamente los niños llegaron a esos hospitales por desnutrición y lo grave es que son 15 mil niños que se encuentran en esa horrible condición.

La cruda realidad que arrojan los adversos datos macroeconómicos y otros indicadores objetivos señalan que el país ha entrado en una seria recesión económica y que el camino está más plagado de incertidumbres que de certezas. Estas son las principales razones por las que la economía colombiana padecerá una grave crisis y, quizá, sufra consecuencias impredecibles. La economía colombiana es una economía muy poco productiva, padeciendo siempre un notable déficit en su balanza de pagos y sin que se haya percibido en su economía la devaluación de su moneda frente a casi todas las divisas internacionales.

Colombia importa mucho más de lo que exporta, pero lo que es más preocupante es que en el último año las exportaciones bajaron y la tendencia para el 2016, según todos los analistas económicos cualificados, es que bajarán aún más.

Todo es un decorado de datos y más datos, de mentiras y mentiras. La situación empeoró notablemente en los últimos meses: la bolsa colombiana perdió el 60% de su valor, el peso pasó en unos meses de 1800 pesos por dólar a 3400 al día de hoy, la inflación es cada vez más creciente, el nivel de vida decrece ante una subida absolutamente insuficiente del salario mínimo y grandes valores, como Ecopetrol, perdieron un 90% de su valor en los mercados bursátiles.

El narcotráfico, que podría llegar a ser el 41% del Producto Interior Bruto colombiano según fuentes bien informadas, una gran precariedad en el empleo, una escasa tendencia al emprendimiento y una moneda que se mantenía a un valor ficticio y no ajustado a la realidad.

El modelo económico colombiano contamina a todos los sectores económicos y se ha convertido en sistémico. Requería de grandes cambios, reformas, ajustes y una mayor atención a la estructura industrial, pero no se hizo y ahora se camina hacia al desastre a grandes pasos. Las materias primas están bajando en todo el mundo, el petróleo ha caído hasta casi los veinte dólares y no parece que nadie pueda detener esta tendencia.

El país no cuenta con grandes reservas para hacer frente a la crisis. Se invirtió poco, tarde y mal en infraestructuras(REFICAR), turismo y competitividad, al tiempo que el Estado derrochaba los recursos y se dejó tentar por la famosa “mermelada”. No se generó una dinámica constructiva ni productiva, sino se recurrió a lo más fácil, como era crear más impuestos y maquillar las cifras. Se despilfarró el dinero de una forma vergonzosa. El país se encamina lentamente hacia su ruina.

Ni siquiera se reconoce la crisis. Aparte de estos problemas coyunturales que plantea la crisis económica actual, el ejecutivo de Santos no ha hecho frente a los grandes problemas estructurales que tiene el país desde hace décadas, tales como ausencia de un Estado regulador, el prebendismo creciente, el nepotismo, la corrupción, el clientelismo, el saqueo sistemático de las arcas de la administración, la ausencia de meritocracia, el desprecio por parte de la oligarquía gobernante de las formas democráticas y, en suma, la falta de un proyecto nacional que encarne los anhelos colectivos de bienestar y prosperidad.

Colombia se encamina hacia una crisis de larga duración. Utilizan recetas populistas, maquillan los datos sin vergüenza alguna, mienten a la gente. La depresión hacia la que se encamina el país será brutal y de consecuencias impredecibles para todos.

¿Qué paz puede haber con esas mentiras del gobierno Santos?. Pero eso si lo que no recorta es el presupuesto de Defensa, ni las medidas antipopulares y menos el modelo económico.

Los poderes ejecutivo, legislativo y judicial dejan mucho que desear en su condición actual. Magistrados cuestionados por comprar tierras despojadas a sangre y fuego a sus propietarios. El presidente de la Corte constitucional, magistrado Jorge Pretel, tras ser acusado de recibir un millonario soborno a cambio de un fallo jurídico a favor de terceros, el magistrado fue descubierto en posesión de títulos de tierras pertenecientes a familias de campesinos, unos masacrados y otros desplazados en la región de Córdoba y Urabá. Lo mismo que Senadores y Representantes a los que les dan casa por cárcel y siguen tan campantes como si nada pasara haciéndose reelegir o logran elegirse en cuerpo ajeno por conducto de sus hijos, esposas, sobrinos o en cabeza de otras personas de sus afectos.

Igual de grave el que Gobernadores, Alcaldes de ciudades capitales o de los demás municipios, Diputados y Concejales recientemente electos y posesionados tengan un cúmulo de procesos judiciales en su contra y ahí están como si nada le debieran a la justicia.

En este rosario de prontuarios seguimos con Contralores y Personeros elegidos por los Concejos por encima de consideraciones éticas o jurídicas. Hay casos de Contralores que tienen a sus espaldas líos con la justicia por supuestamente haber participado en la estructuración del cartel de los terrenos tomados subrepticiamente en sectores aledaños a zonas francas, entonces surge la pregunta: ¿Quién controla al Contralor? y al mal llamado DEFENSOR DEL PUEBLO.

 

¿Será que con éstos dirigentes lograremos la tan anhelada paz?

f t g