• NUESTRA VOZ: Textos, escritos y documentos de la militancia del Frente de Guerra Central

  • OTRAS VOCES: Textos, artículos y documentos del pueblo...

  • DIALOGOS DE PAZ: Textos, artículos y documentos relacionados con los dialogos de paz

  • CULTURA: Expresiones artísticas y culturales de nuestra militancia

  • DEFENSA DEL TERRITORIO: Nuestra organización lucha por la defensa del ambiente y el territorio

  • LUCHA SOCIAL: Nuestra organización apoya las luchas sociales y populares

  • IGUALDAD DE GENERO: Nuestra organización apoya la igualdad de genero y defiende la causa LGBTI

  • EDITORIAL FGC: Análisis político periódico de la Dirección del Frente de Guerra Central

Copyright 2017 - Frente de Guerra Central

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

De la Mesa Ecuménica por la Paz a las Guerrillas y al Gobierno Colombiano

 

Bogotá DC, abril 1 de 2016

La Mesa Ecuménica por la paz, es un movimiento social con identidad religiosa cristiana, que articula personas y organizaciones de base de diferentes confesiones cristianas, que desde su experiencia de Fe quiere aportar en la construcción de una paz con justicia social, democracia real y una ética para la vida.

Los puntos de las agendas acordadas necesitan ser construidos desde una perspectiva transversal de una ética para la vida, que permita a su vez la reconstrucción de una sociedad basada en valores universales del respeto entre los seres humanos, de la naturaleza, y de un rechazo absoluto a comportamientos y actitudes instalados en todos los ámbitos de la sociedad, el Estado y los individuos, que están vinculados estrechamente con las causas, que han originado el actual conflicto armado y social existente en Colombia.

Durante este conflicto armado y social, centenares de mujeres y hombres de fe han sido asesinados debido a su militancia Cristiana, entre algunos de ellos Yolanda Cerón, María Mercedes Méndez, Norman Pérez, Guillermo Céspedes Siabato, Tiberio Fernández, Lucero Henao, Bernardo López Arroyave, Nevardo Fernández O, los hermanos Carlos y Alirio Buitrago, Luz Marina Valencia Triviño, Álvaro Ulcué Chocué, Hermana Hildegar Feldman, Luz Estela Vargas y muchos más que harían esta lista interminable. Sus proyectos de vida y de fe fueron construidos, desde una escucha fiel y profética del evangelio de Jesús y por ello fueron estigmatizados, señalados y asesinados.

Somos conscientes del papel que han jugado las iglesias en el conflicto que vive Colombia y por lo mismo somos conscientes del rol que debemos jugar en este momento para la construcción de la paz. Por lo mismo sabemos que un proceso de paz tiene que tener en el centro la Justicia y las víctimas. Sobre la base de unos principios éticos que reconozcan el derecho a la diferencia, la participación como criterio de construcción política. Somos conscientes que es necesario establecer un sistema de justicia transicional sin que ello signifique un pacto de impunidad.

Creemos que un proceso de paz se tiene que hacer con todos los sectores de la sociedad y queremos presentar nuestra propuesta de Veedurías éticas populares y ciudadanas por la paz, (...) como un mecanismo real de participación y empoderamiento social de estos compromisos. Estas veedurías estarán centradas en dos temas fundamentales para nosotros: la participación política y la democracia y las víctimas.

Nos preocupa sobremanera que no se den suficientemente las Garantías de No Repetición, por ello se hace necesario una Comisión de Alto nivel para que haga seguimiento a las situaciones de amenazas, asesinatos y el resurgimiento del paramilitarismo antes de la firma de los acuerdos y avanzar de manera clara y decidida hacia un Cese Bilateral al fuego.

 

mesaecumenicapaz@gmail


Carta Pública de Iglesias y organizaciones eclesiales de Colombia y del exterior al Gobierno de Colombia y al Ejército de Liberación Nacional

 

Abril 1, ipazcolombia.wordpress.com

Ante todo queremos manifestar nuestro regocijo por el inicio de la fase pública de los diálogos entre el gobierno de Colombia y la guerrilla del ELN.

Vemos con preocupación que la búsqueda de la paz está siendo amenazada por la cada vez más creciente presencia paramilitar en amplias regiones de Colombia y por los crímenes cometidos contra personas que hacen parte de movimientos sociales. Hacemos un llamado al gobierno de Colombia de buscar salidas efectivas, que permitan resolver esta amenaza que afecta a las comunidades en los territorios, como también a quienes trabajan por la construcción de la paz.

Así mismo hacemos un llamado a la Guerrilla del ELN a continuar haciendo efectiva su determinación de liberar a las personas retenidas o secuestradas, en caso de que estén en su poder, y a cesar las retenciones o secuestros en el futuro.

Cada uno los diálogos con las dos insurgencias, si bien deben confluir en cualquier momento, también deben respetar las dinámicas propias de cada una y no pretender que concluyan en tiempos similares, en las fases decisivas de los mismos como: la firma de un cese bilateral al fuego, la firma de un acuerdo final o los mecanismos que se adopten para la refrendación de los acuerdos.

El Gobierno y el ELN deberían disponerse a la construcción de formulas creativas que posibiliten el acuerdo de un Cese bilateral al fuego. Continuar con la confrontación armada generará más pérdidas de vidas, que por decisión de las Partes se pueden evitar. Así mismo generaría un ambiente de distensión, para el desarrollo de la importante agenda acordada.

Confiamos en que el Dios de la vida, de la justicia y de la reconciliación, inspire sus pasos por el camino de la paz,

 

Firman, (hay más de 50 firmas)

f t g